EL ARTE DE ENAMORARTE

Yo estaba allí... de pie.. bajo la lluvia. Sintiendo las gotas resbalar por mi piel, y el escalofrío del placer. Pensando en lo poco que soy sin él, creyéndome sola e indefensa. Perdida en un mundo enfermo y sin razón, sin coherencia en ninguna situación. Pensando en el por qué de tanta crispación y del cómo no se toma acción. Sintiendo que nada tiene sentido y sin embargo todo es mecanización. El anhelo de la sociedad por ser como los demás, por no destacar y ser solo eso, una persona más. El cómo puedo vivir en una cabeza con restricción, que solo ha sido impuesta por gente sin corazón. Sintiendo el por qué me siento tan sucia si muestro lo que soy, porque no se valora ni se mira el alma, solo se aprecia el ser una persona más hoy, dócil, que hace lo "correcto" impuesto por no se sabe quien. Miré hacia arriba y pedí explicación, pedí una respuesta, un camino que seguir que tenga sentido y emoción. Y entonces vino a mi mente de nuevo él. Aquella persona que no te juzga, que no te exige, que no te miente, que no te pide, que no se asusta, que no te hiere... que solo te quiere, que no le hace falta escucharte para saber lo que sientes, que te necesita a su lado y en su equipo. Que sueña con ser feliz contigo y ver tu sonrisa cada día. Que no te retiene, sino que te da alas. Te apoya y te cuida sin importar lo que hagas. Que tan solo te ama, y te hace feliz como si no existiera un mañana.

XO RO