APRENDER A MEDITAR

¿En qué consiste?

A día de hoy la meditación no es una práctica que esté muy extendida, es decir que el porcentaje de población que la practica no es muy amplio. Sin embargo, todos sabemos qué es la meditación y en qué consiste.

Bien, pues para aquellos que no sepan muy bien qué tipo de beneficios obtenemos con esta práctica os voy a comentar los más importantes. La meditación, como ya sabemos, consiste en dejar la mente en blanco permaneciendo conscientes en todo momento, sin que ningún pensamiento pase por tu mente, para evadirte y obtener una desconexión total del mundo externo centrándonos así en nuestro interior.

 

El bien que nos produce

Se han demostrado muchos de sus beneficios pero los principales son:

- La ansiedad disminuye (ya que canalizamos y expulsamos todo el estrés)

- La creatividad aumenta

- La felicidad aumenta

- Se desarrolla tu intuición

- Obtienes paz y claridad mental

Además de otros beneficios a nivel físico ya que mejora el sistema inmunitario.

 

Evita las excusas

Es muy fácil decir "no tengo tiempo" o "no soy capaz de conseguir despejar mi mente por completo" y acabéis dejándolo, pero no hay excusas para dedicarnos unos pocos minutos a nosotros mismos.

Sé que es difícil conseguirlo, sobre todo al principio, ya que nuestra mente está continuamente pensando, pero el truco para conseguirlo es la constancia. Si lo practicamos unos 15 minutos a diario durante un periodo de tiempo los resultados los vais a sentir, incluso con la primera vez que lo practiquéis lo notaréis. 

 

¿Cómo se medita?

Lo primero es encontrarse en un sitio cómodo y en una postura cómoda, a ser posible evita tumbarte, ya que esa postura puede inducirte al sueño. Lo mejor es sentarse en una silla, un sofá o en una cama, con la espalda recta y los brazos y las piernas a modo de reposo. Pero recuerda que también puedes practicarlo desde alguna postura de yoga, siempre que te encentres cómodo. 

El siguiente paso es cerrar los ojos y centrarte solamente en tu respiración. Inspiras... exhalas... y cuentas 1, inspiras... exhalas... y cuentas 2, así hasta llegar a 10, y si te viene algún pensamiento antes de llegar al 10 vuelves a empezar. Deberás mantenerte lo más relajado posible y no tener en tensión ninguna parte de tu cuerpo. Intenta mantener tu mente despejada y si te viene algún pensamiento solo tienes que volver a centrarte en tu respiración. Intenta estar al menos 5, 10 o 15 minutos meditando y después abre tus ojos lentamente y disfruta de ese estado de calma y del momento presente. 

Si te resulta más fácil puedes ayudarte de música relajante para mantener tu mente centrada.

 

Sé constante

Recuerda que la clave para mantener tu mente libre de pensamientos durante 15 minutos es practicarlo todos los días un ratito.

Espero que os haya gustado mi post de hoy y que lo pongais en práctica con regularidad, ya vereis qué bien os sentís ;)

 

"Quite your mind, and your soul will speak"

XO RO