EL SECRETO MEJOR GUARDADO

¿Por qué a mi?

A menudo nos encontramos en la vida con gente que vemos que es realmente feliz y exitosa y no entendemos por qué ellos tienen aquello con lo que todos soñamos y nosotros no. Pensamos que todo se debe a la suerte y que nos parece que eso no nos va a pasar a nosotros y que estamos condenados a ser una persona más que trata de buscarse la vida. Pero lo cierto es que en esta vida vas a recibir lo que siembres.

 

Sentimientos atrapados

Nos topamos con situaciones y acontecimientos que nos hacen sufrir y hacen que nos estanquemos en ese sentimiento de inseguridad y desgracia. Estas emociones pueden quedarse dentro de uno mismo toda la vida si nosotros lo elegimos así, porque nosotros somos los que elegimos ser desgraciados.

Puede que no sea de forma consciente y no lo hagas a propósito porque simplemente te dejas llevar, pero si quieres salir realmente de esa cara oscura de la vida y verte capaz de afrontar todas las situaciones con éxito tienes que permitirte sentir las emociones que tienes atrapadas que son consideradas "negativas" y preguntarte hasta cuando quieres que sigan frenándote a experimentar la vida en todo su esplendor. La vida es muy corta y sería ilógico no vivirla con ilusión y con alegría sintiéndote orgulloso de ti mismo. Tú tienes el poder de decidir cómo quieres que sea tu vida y no eres incapaz de conseguir lo mismo que ya ha conseguido otra persona porque los dos sois humanos y no os diferencia nada más que las experiencias que viváis cada uno.

 

Por fin sale el sol

Una vez te has permitido sentir y dejar ir tus emociones atrapadas la grandeza y confianza vienen solas y entonces ya nada podrá impedir que consigas aquello con lo que sueñas. Soy partidaria de la idea de que si no te gusta tu vida cámbiala, porque eres el único que puede hacer que tome otro rumbo, y nadie más. Si necesitas llorar y sentir tu tristeza o tu preocupación hazlo, porque cuando lo haces se produce esa sensación de tranquilidad y paz que ya conoces y de repente ya no ves la misma situación como la veías antes de desahogarte.

Esa misma sensación es la que se consigue cuando dejas de reprimir lo que sientes en vez de encerrar esa sensación y autoconvencerte de que estás bien e intentas verlo todo de forma positiva pero que no te va a dar resultado si te reprimes.

Dicho todo esto solo te queda decidir si quieres verte y que te vean como a un desgraciado y sientan lástima por ti o como a una persona segura de sí misma que es capaz de conseguir lo que quiera.
 

El cambio es inevitable. El progreso es opcional.
— Anthony Robbins

XO RO